• 909 Festival se corona con su edición indoor

    909 Festival se corona con su edición indoor
    Fotos: Fotograafniels.nl

    Estuvimos en la pasada edición del festival en honor a la mítica Roland 909. Por aquí te lo contamos

    Si una cosa tenemos clara, es que las navidades vienen cargadas de una infinidad de  propuestas para todos aquellos que queremos disfrutar de la música electrónica en condiciones. Pero nuestro principal foco de interés se situaba en Amsterdam. Y que mejor manera de empezar a despedir el año que con la edición indoor del festival en honor a la mítica caja de ritmos Roland 909, que la veterana promotora holandesa Loveland tenía preparado.

    Celebrado, como de costumbre, en un Mediahaven a pleno rendimiento, formado por 3 escenarios, equipados por el mejor sistema de sonido, que recogerían a más de una decena de artistas de renombre internacional como: Jeff Mills, Steve Rachmad, Vril, Kevin Saunderson, o Rødhåd, entre otros.

    Nos ponemos en situación. Llegaba la noche del 29 de diciembre, y con muchas ganas procedimos a entrar al recinto sin apenas cola. Con una vuelta de reconocimiento nos sirvió para quedarnos con la disposición de escenarios y demás infraestructuras que la organización había facilitado. Topándonos de lleno con el primer escenario, el más acogedor de los 3, donde iban a poner la banda sonora los artistas más emergentes de la noche.

    Pero nuestra primera parada tuvo lugar en el Mainstage, con Vince Watson comenzando a marcar las pautas musicales por las que iba a transcurrir esta noche. El inglés se encontraba a los mandos de un escenario principal bastante currado visualmente: pantallas leds, cañones de humo, lasers, multitud de focos, y diversos arcos de luces que cubrían la pista. En el que una hora y media le fue más que suficiente para hacernos de guía en un viaje donde supo como alternar a la perfección entre house, deep y techno, viniendo de lujo para ir calentando motores.

    Con la batería a pleno rendimiento, tomaba el relevo uno de los grandes representantes de la electrónica holandesa, con el galardón de ser uno de los principales contribuyentes en colocar la escena electrónica de este país en su posición actual: Steve Rachmad. Jugaba en casa, y esto se notó en la facilidad que tuvo en meterse al público en el bolsillo desde el primer minuto de su sesión. Dando un recital de puro groove, claramente influenciado por el sonido Detroit, con el que fue poniendo a caldo una pista de baile que se encontraba hasta los topes.

    Con una increíble ovación despedíamos al artista anterior para recibir a una de las actuaciones que, personalmente, más esperaba de la noche. Artista que cuando más lo veo, más hace que disfrute su próxima sesión. Artista que desconoce lo que es fallar, sabiendo como adaptar su directo a cualquier club, festival, u horario en el que actúe. Hablo de Vril.

    Al alemán le valió con una caja de ritmos, un launchpad, y un mixer para cumplir con las delicias de todos los allí presentes. Consiguiendo coronarse a través de un cuidado y madurado directo, con el que nos cautivó a través de un festín que comenzó desde un sonido más exquisito y delicado, hasta saciarnos por completo con sonidos más oscuros y contundentes. Poniendo su sello de calidad con temas como "Haus", o "Vortekz", con el que concluyó su hora de actuación.

    Los relojes marcaban las 2, y como un clavo tomaba el relevo otro de los pilares fundamentales de la noche, Rødhåd. Nos referimos al dueño de Dystopian, uno de los sellos más reconocidos y respetados actualmente, con el que fue enriquecido la mayor parte de su sesión. Desde el primer track dejó claro que no iba a andarse con medias tintas, y supo perfectamente como dar con lo que nos iba pidiendo el cuerpo a estas horas: más tralla. Vimos el lado más agresivo del artista, que conforme pasaban los minutos de su actuación iba evolucionando progresivamente hacia ritmos más energéticos, protagonizados por potentes kicks envueltos por melodías hipnóticas con los que subió por completo la temperatura de la sala. 

    Si nos remontamos a los orígenes del techno, incuestionablemente nos lleva a situarnos al lugar donde nació este género de música electrónica: Detroit. Por lo tanto en este festival tenía que haber hueco para uno de los padres que dio a la luz a este género, y que mejor representante de esta corriente que el norteamericano Kevin Saunderson. Artista que sigue a pie del cañón y lo demostró a través de una sesión muy amena y divertida, repleta de cambios de ritmos, con los que dio una autentica masterclass de mezcla. En la que destacó por su brillante selección musical, donde dejó caer grandes bombazos como el "Bang the Box" o el "Good Life".

    Pero  era hora de volver a poner rumbo al escenario principal, para colocar el broche de oro al festival como es debido. Tocaba ponerse a merced de Jeff Mills, una de las mayores leyendas de la música electrónica que se sirvió como el plato estrella de la noche. Consiguiendo, una vez más, brillar por luz propia, en un set espléndido de puro exhibicionismo, en el que alternando entre vinilos y CDJs consiguió hacer justicia a su apodo "The Wizard". Dando especial protagonismo a su ya consagrada Roland 909, la cual no paró de sonar en toda su sesión, haciendo de esta más dinámica, y enfatizando aún más las mezclas. Sin dejar pasar la oportunidad de soprendernos con grandes producciones suyas como "Late Night" o "Step to Enchantment", hasta llegar el momento álgido de su sesión cuando hizo sonar "The Bells", con el que corríamos el telón de esta mágica noche que quedará grabada en el recuerdo de todos los allí presentes.

    Nos vemos en la próxima edición de 909 Festival. Esta vez celebrada al aire libre, en Amsterdam Bos, el próximo 26 de mayo. Para más información pudes visitar el siguiente enlace.